Esta gráfica, basada en la comparación de muestras atmosféricas de núcleos de hielo y mediciones directas más recientes, proporciona evidencia de que el CO2 atmosférico ha aumentado desde la Revolución Industrial. (Crédito: Luthi, D., y colaboradores, 2008; Etheridge, D.M., y colaboradores, 2010; datos sobre el núcleo de hielo de Vostok /J.R. Petit y colaboradores; registro de CO2 - Mauna Loa, NOAA) Descubra más sobre los núcleos de hielo (sitio externo).

› In English

El clima de la Tierra ha cambiado a través de la historia. En los últimos 650.000 años, se han dado siete ciclos de avances y retrocesos glaciales, con el abrupto final de la última era de hielo hace alrededor de 7.000 años, lo que marcó el comienzo de la era climática moderna y de la civilización humana. La mayoría de estos cambios climáticos se atribuyen a variaciones muy pequeñas en la órbita de la Tierra, las cuales alteran la cantidad de energía solar que recibe nuestro planeta.

La evidencia científica sobre el calentamiento del sistema climático es inequívoca.
- Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático

La tendencia al calentamiento actual resulta de particular importancia ya que es extremadamente posible (con una probabilidad mayor del 95 por ciento) que la mayor parte de ella sea el resultado de la actividad humana desde mediados del siglo XX, y avanza a un ritmo sin precedentes de décadas a milenios.1

Los satélites que orbitan la Tierra y otros avances tecnológicos han permitido a los científicos tener una visión global; han recolectado muchos tipos de información diferentes sobre nuestro planeta y su clima a escala global. Este conjunto de datos, reunido durante muchos años, revela signos de un clima cambiante.

A mediados del siglo XIX, se demostró que el dióxido de carbono y otros gases atrapan el calor.2 Su capacidad para afectar la transferencia de la energía infrarroja a través de la atmósfera es la base científica de muchos instrumentos que ha puesto en vuelo la NASA. No cabe duda de que el aumento de los niveles de los gases de efecto invernadero debe provocar que, como respuesta, la Tierra se caliente.

Los núcleos de hielo extraídos de Groenlandia, la Antártida y los glaciares de montañas tropicales muestran que el clima de la Tierra responde a cambios en los niveles de los gases de efecto invernadero. Asimismo, se puede hallar evidencia antigua en anillos de árboles, sedimentos oceánicos, arrecifes de coral y capas de rocas sedimentarias. Esta evidencia del clima antiguo, o paleoclima, revela que el actual calentamiento está ocurriendo aproximadamente diez veces más rápido que la tasa promedio de calentamiento que se dio tras las épocas glaciales. Tras la última Edad de Hielo, el dióxido de carbono producido por la actividad humana está aumentando a una velocidad más de 250 veces mayor que el proveniente de fuentes naturales.3

La evidencia de rápido cambio climático es convincente:


  • Aumento de la temperatura global
    Aumento de la temperatura global

    La temperatura promedio de la superficie del planeta ha aumentado aproximadamente 2,05 grados Fahrenheit (1,14 grados centígrados) desde finales del siglo XIX, un cambio impulsado en gran medida por el aumento del dióxido de carbono y otras emisiones a la atmósfera producidas por los seres humanos.4 La mayor parte del calentamiento se produjo en los últimos 40 años y los seis años más cálidos que se han registrado nunca han ocurrido todos tras el año 2014. No solo fue 2016 el año más cálido registrado, sino que ocho de los 12 meses de ese año (desde enero hasta septiembre, con la excepción de junio) fueron los más calurosos de los que existe constancia para dichos meses.5


  • Océanos que se calientan
    Océanos que se calientan

    Los océanos han absorbido gran parte de este aumento de calor; los 100 metros (alrededor de 328 pies) más superficiales del océano muestran un calentamiento de más de 0,6 grados Fahrenheit (0,33 grados Celsius) desde 1969. La Tierra almacena el 90% de la energía sobrante en el océano.6


  • Capas de hielo que se encogen
    Capas de hielo que se encogen

    Las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida han disminuido sus masas. Datos del Experimento sobre Clima y Recuperación de la Gravedad, de la NASA, muestran que Groenlandia perdió un promedio de 279.000 millones de toneladas de hielo por año entre 1993 y 2019, mientras que la Antártida perdió aproximadamente 148.000 millones de toneladas de hielo por año durante el mismo período.7

    Imagen: Agua derretida que fluye de la capa de hielo de Groenlandia


  • Retroceso glacial
    Retroceso glacial

    Los glaciares se están retrayendo casi en todas partes del mundo, lo que incluye a los Alpes, el Himalaya, los Andes, las Rocallosas, Alaska y África.8

    Imagen: La capa de nieve que está desapareciendo del Monte Kilimanjaro, vista desde el espacio


  • Cubierta de nieve reducida
    Cubierta de nieve reducida

    Observaciones realizadas mediante satélites revelan que, en primavera, la cubierta de nieve del hemisferio norte ha disminuido durante las últimas cinco décadas y que la nieve se derrite antes.9


  • Aumento del nivel del mar
    Aumento del nivel del mar

    El nivel de los mares del mundo aumentó alrededor de 8 pulgadas en el último siglo. Sin embargo, la tasa en las últimas dos décadas es casi el doble de la del último siglo y cada año se está acelerando ligeramente.10

    Imagen: República de Maldivas: Vulnerable al aumento del nivel del mar


  • Reducción del hielo marino ártico
    Reducción del hielo marino ártico

    Tanto la extensión como el espesor del hielo marino del Ártico se han reducido rápidamente durante las últimas décadas.11

    Imagen: Visualización de la extensión anual mínima de hielo marino ártico, en 2012, la más reducida que se ha registrado


  • Eventos extremos
    Eventos extremos

    El número de récords de altas temperaturas en los Estados Unidos ha aumentado, mientras que los récords de bajas temperaturas registrados en este país han disminuido desde 1950. Los Estados Unidos también han presenciado una creciente cantidad de eventos de lluvia intensa.12


  • Acidificación de los océanos
    Acidificación de los océanos

    Desde los inicios de la Revolución Industrial, la acidez de las aguas superficiales de los océanos ha aumentado alrededor del 30 por ciento.13, 14 Este aumento es el resultado de que los seres humanos emiten más dióxido de carbono a la atmósfera y, por lo tanto, los océanos absorben más de este gas. La cantidad de dióxido de carbono que absorbe la capa superior de los océanos está aumentando en alrededor de 2.000 millones de toneladas por año. El océano ha absorbido entre el 20% y el 30% del total de las emisiones antropogénicas de dióxido de carbono en las últimas décadas (entre 7.200 y 10.800 millones de toneladas métricas por año).15, 16


References

  1. IPCC Fifth Assessment Report, Summary for Policymakers

    B.D. Santer et.al., “A search for human influences on the thermal structure of the atmosphere,” Nature vol 382, 4 July 1996, 39-46

    Gabriele C. Hegerl, “Detecting Greenhouse-Gas-Induced Climate Change with an Optimal Fingerprint Method,” Journal of Climate, v. 9, October 1996, 2281-2306

    V. Ramaswamy et.al., “Anthropogenic and Natural Influences in the Evolution of Lower Stratospheric Cooling,” Science 311 (24 February 2006), 1138-1141

    B.D. Santer et.al., “Contributions of Anthropogenic and Natural Forcing to Recent Tropopause Height Changes,” Science vol. 301 (25 July 2003), 479-483.

  2. En 1824, Joseph Fourier calculó que un planeta del tamaño de la Tierra, situado a nuestra distancia del Sol, debería ser mucho más frío. Sugirió que algo en la atmósfera debe estar actuando como una manta aislante. En 1856, Eunice Foote descubrió esa manta, mostrando que el dióxido de carbono y el vapor de agua en la atmósfera de la Tierra atrapan la radiación infrarroja (calor) que escapan del planeta.

    En la década de 1860, el físico John Tyndall identificó el efecto invernadero natural de la Tierra y sugirió que ligeros cambios en la composición atmosférica podrían provocar variaciones climáticas. En 1896, un artículo fundamental del científico sueco Svante Arrhenius predijo por primera vez que los cambios en los niveles de dióxido de carbono atmosférico podrían alterar sustancialmente la temperatura de la superficie a través del efecto invernadero.

    En 1938, Guy Callendar relacionó los aumentos de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre con el calentamiento global. En 1941, Milutin Milankovic conectó las edades de hielo con las características orbitales de la Tierra. Gilbert Plass formuló la teoría del dióxido de carbono del cambio climático en 1956.

  3. Vostok ice core data; NOAA Mauna Loa CO2 record
    Gaffney, O.; Steffen, W. (2017) "The Anthropocene equation," The Anthropocene Review (Volume 4, Issue 1, April 2017), 53-61.

  4. https://www.ncdc.noaa.gov/monitoring-references/faq/indicators.php

    https://crudata.uea.ac.uk/cru/data/temperature/

    http://data.giss.nasa.gov/gistemp

  5. https://www.giss.nasa.gov/research/news/20170118/

  6. Levitus, S.; Antonov, J.; Boyer, T.; Baranova, O.; Garcia, H.; Locarnini, R.; Mishonov, A.; Reagan, J.; Seidov, D.; Yarosh, E.; Zweng, M. (2017). NCEI ocean heat content, temperature anomalies, salinity anomalies, thermosteric sea level anomalies, halosteric sea level anomalies, and total steric sea level anomalies from 1955 to present calculated from in situ oceanographic subsurface profile data (NCEI Accession 0164586). Version 4.4. NOAA National Centers for Environmental Information. Dataset. doi: 10.7289/V53F4MVP

    https://www.nodc.noaa.gov/OC5/3M_HEAT_CONTENT/index3.html

    von Schuckmann, K., Cheng, L., Palmer, D., Hansen, J., Tassone, C., Aich, V., Adusumilli, S., Beltrami, H., Boyer, T., Cuesta-Valero, F., Desbruyeres, D., Domingues, C., Garcia-Garcia, A., Gentine, P., Gilson, J., Gorfer, M., Haimberger, L., Ishii, M., Johnson, G., Killick, R., King, B., Kirchengast. G., Kolodziejczyk, N., Lyman, J., Marzeion, B., Mayer, M., Monier, M., Monselesan, D., Purkey, S., Roemmich, D., Schweiger, A., Seneviratne, S., Shepherd, A., Slater, D., Steiner, A., Straneo, F., Timmermans, ML., Wijffels, S. (2020). Heat stored in the Earth system: where does the energy go? Earth System Science Data (Volume 12, Issue 3, 07 September 2020), 2013-2041.

  7. Velicogna, I., Mohajerani, Y., A, G., Landerer, F., Mouginot, J., Noel, B., Rignot, E., Sutterly, T., van den Broeke, M., van Wessem, M., Wiese, D. (2020). Continuity of ice sheet mass loss in Greenland and Antarctica from the GRACE and GRACE Follow‐On missions. Geophysical Research Letters (Volume 47, Issue 8, 28 April 2020, e2020GL087291.

  8. National Snow and Ice Data Center

    World Glacier Monitoring Service

  9. National Snow and Ice Data Center

    Robinson, D. A., D. K. Hall, and T. L. Mote. 2014. MEaSUREs Northern Hemisphere Terrestrial Snow Cover Extent Daily 25km EASE-Grid 2.0, Version 1. [Indicate subset used]. Boulder, Colorado USA. NASA National Snow and Ice Data Center Distributed Active Archive Center. doi: https://doi.org/10.5067/MEASURES/CRYOSPHERE/nsidc-0530.001. [Accessed 9/21/18].

    http://nsidc.org/cryosphere/sotc/snow_extent.html

    Rutgers University Global Snow Lab, Data History Accessed September 21, 2018.

  10. R. S. Nerem, B. D. Beckley, J. T. Fasullo, B. D. Hamlington, D. Masters and G. T. Mitchum. Climate-change–driven accelerated sea-level rise detected in the altimeter era. PNAS, 2018 DOI: 10.1073/pnas.1717312115
  11. https://nsidc.org/cryosphere/sotc/sea_ice.html
    Pan-Arctic Ice Ocean Modeling and Assimilation System (PIOMAS, Zhang and Rothrock, 2003)
    http://psc.apl.washington.edu/research/projects/arctic-sea-ice-volume-anomaly/
    http://psc.apl.uw.edu/research/projects/projections-of-an-ice-diminished-arctic-ocean/
  12. USGCRP, 2017: Climate Science Special Report: Fourth National Climate Assessment, Volume I [Wuebbles, D.J., D.W. Fahey, K.A. Hibbard, D.J. Dokken, B.C. Stewart, and T.K. Maycock (eds.)]. U.S. Global Change Research Program, Washington, DC, USA, 470 pp, doi: 10.7930/J0J964J6

  13. http://www.pmel.noaa.gov/co2/story/What+is+Ocean+Acidification%3F

  14. http://www.pmel.noaa.gov/co2/story/Ocean+Acidification

  15. C. L. Sabine et.al., “The Oceanic Sink for Anthropogenic CO2,” Science vol. 305 (16 July 2004), 367-371

  16. Special Report on the Ocean and Cryosphere in a Changing Climate, Technical Summary, Chapter TS.5, Changing Ocean, Marine Ecosystems, and Dependent Communities, Section 5.2.2.3.
    https://www.ipcc.ch/srocc/chapter/technical-summary/