Download this video in English here.

Desde 1978, la NASA ha estado monitoreando los vientos oceánicos a través de la dispersometría, cuyos datos han mejorado los pronósticos meteorológicos y de huracanes y nos han ayudado a comprender mejor los patrones climáticos globales. Saber en qué dirección sopla el viento sobre el agua es fundamental para industrias como la navegación y la pesca, y ayuda a predecir fenómenos meteorológicos inusuales como El Niño.

Credit

NASA/JPL-Caltech

PREVIEW